La celulitis, el resultado de muchos factores

La celulitis, el resultado de muchos factores

La celulitis es una afección particularmente femenina, aunque también puede darse en hombres. Se situada a nivel de la capa profunda de la piel, se produce a raíz de un desequilibrio entre la acumulación (lipogénesis) y la eliminación (lipólisis) de grasa.

La celulitis es afectada por la grasa y la disposición de las fibras de colágeno. Dos factores diferentes en hombres y mujeres. Mientras que éstas tienden a una distribución vertical de las fibras de colágeno, especialmente en la parte inferior del cuerpo, en los varones se da en forma cruzada o de red, enmascarando el aspecto visual.

Causas
La causa de la celulitis no puede atribuirse a un único factor, sino que influyen varios.

– Factores genéticos: Antecedentes familiares, pueden indicar probabilidad de desarrollarla.


– Factores enzimáticos: Alteración en el sistema enzimático de las grasas.


– Factores endocrinos: Dada la importancia de las hormonas en la vida de la mujer, así como el mayor cúmulo de grasa para la función reproductiva, la progesterona y los estrógenos provocan cambios hormonales muy significativos.

En hombres con tendencia a acumular grasa (endomorfos), aumentan los niveles de aromatasa, una enzima que convierte la testosterona en estrógenos, la hormona sexual femenina más importante.

Los estrógenos extras disminuyen la producción de testosterona. Así, mientras menos se produzcan, más grasa corporal se tendrá. Es un círculo vicioso que podría hacer desarrollar celulitis en hombres.

– Factores vasculares: Alteraciones en el sistema circulatorio, como pueda ser la arteriosclerosis, predispone a la celulitis, que está íntimamente relacionada con la microcirculación.

– Factores psicosomáticos: El estrés, nerviosismo o tensión excesiva se relacionan con el resto de factores mencionados.

– Factores alimentarios: Más que la cantidad de comida, importa la calidad de la misma. Una dieta deficiente de alimentos saludables, naturales y equilibrados, a favor de alimentos procesados, alcohol y con grasas trans, aumenta la formación de celulitis.

¿Por qué en mujeres?

La celulitis es afectada por la grasa y la disposición de las fibras de colágeno. Estos dos factores son diferentes en los hombres y en las mujeres, e incluso en distintas partes de un mismo cuerpo femenino.

Las mujeres tienden a tener una distribución vertical de las fibras de colágeno, especialmente en la parte inferior del cuerpo. Estas fibras forman una especie de bolsa en la que los lipocitos crecen.

Los hombres, por otro lado, tienen esta disposición en forma cruzada o de red, lo que enmascara más el aspecto visual.

A medida que las células grasas crecen en tamaño, se van apretando contra las fibras de colágeno, creando el arrugamiento característico y la formación de hoyuelos de la celulitis. Es como si tensáramos dos cuerdas paralelas muy juntas e intentáramos meter bolitas entre ellas.

¿Por qué en las caderas y miembros inferiores?

Las mujeres tenemos nueve veces más receptores α-adrenérgicos que β-adrenérgicos en la parte inferior del cuerpo.

Estos receptores se encargan de:

– Receptores α: La vasoconstricción general, la disminución de la motilidad del músculo liso y la activación de la lipogénesis.

– Receptores β: Directamente relacionados con las “hormonas quema-grasa”, las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina).

En la parte superior del cuerpo, este ratio (α-adrenérgicos : β-adrenérgicos) es menor, por ello cuando las mujeres pierden peso, suelen perdelo más rápido en la parte superior del cuerpo que en la parte inferior.

Opciones de tratamiento con aparatología

Como parte del tratamiento se debe tener en cuenta la fisiopatología de la celulitis. El primer objetivo es ayudar a los sistemas de retorno venoso y linfático a cumplir su función. Aplicación de presoterapia, radiofrecuencia, lipolaser con microvibración, ondas de choque y Tens.

La celulitis es una patología que representa un gran desafío terapéutico para los profesionales del área de la estética debido a su alta incidencia en la población y su alto impacto a nivel social: entre el 80 y 90% de las mujeres tienen algún grado de celulitis y cerca de un 10% de hombres también la padecen.

Generalmente comienza en la pubertad y la herencia tiene una gran influencia.

Al ser una patología multifactorial influyen varios aspectos que hay que tener en cuenta, especialmente porque han incidido en que haya aumentado en los últimos años, afectando cada vez a más personas.

Entre algunas de estas causas podemos mencionar el uso de anticonceptivos a edades más tempranas y el consumo de tabaco, entre las principales, junto al sedentarismo y a los malos hábitos alimenticios.

Relación entre circulación y celulitis

La celulitis es una patología que afecta el tejido celular que se encuentra por debajo de la piel, y que incluye a los adipocitos y a la microcirculación arterial, venosa y linfática.

Al comienzo produce alteraciones circulatorias, que luego provocan modificaciones en la estructura de la piel.

En algunas zonas corporales como el área de la pélvis y los muslos, la mujer posee cerca de cinco veces más células grasas y de un mayor tamaño que en las demás regiones del cuerpo.

Si bien estas condiciones existen en las niñas desde su nacimiento, es en la pubertad, debido al estímulo hormonal, cuando producen el mayor almacenamiento de grasa y retención de líquidos.

Podemos decir, entonces, que hay una íntima relación entre trastornos circulatorios y celulitis.

La primera alteración que provoca esta patología es el entorpecimiento del drenaje linfático, encargado de la circulación del líquido corporal.

Esto se ve agravado, como ya mencionamos, por trastornos de la alimentación, el consumo de sustancias tóxicas, el café, los cigarrillos, el alcohol, el sedentarismo y el embarazo.

Fisiopatología de la celulitis

Existen diferentes clasificaciones y estadificaciones, las cuales son de gran utilidad al momento de realizar el examen físico de los pacientes.

Dentro de los tratamientos, existen diferentes opciones en aparatología. Algunas de ellas son las siguientes.

Presoterapia

Estas técnicas son utilizadas para mejorar el retorno venoso.

En celulitis, por su acción estimulante sobre la circulación venosa y linfática; ayuda a Ia movilización de nódulos. Mejora el trofismo de la piel así como favorece la recuperación de la elasticidad cutánea.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia produce un calentamiento gradual de la piel y fortalece las fibras de colágeno, logrando efectos a corto plazo: retracción del colágeno existente, vasodilatación e hiperemia local, drenaje linfático de toxinas y favorecimiento de la oxigenación celular.

A mediano plazo los efectos son tensión de fibras en dermis profunda, neo-colagenogénesis, desintegración y muerte de células grasas.

En tanto que a largo plazo los efectos de la radiofrecuencia son: reafirmación de la piel, disminución de volumen y contorno corporal. Tratamientos de PEFE.

Lipolaser + microvibración mecánica + ondas Tens

La radiación láser trabaja aportando energía de manera directa a los adipocitos, produciendo la pérdida de los elementos grasos que luego serán eliminados de forma permanente por los sistemas naturales del organismo.

Con el objeto de complementar y mejorar la efectividad del tratamiento, contamos con dos agentes físicos:

– Ondas Tens (transcutaneous electrical nerve stimulation): favorece al drenaje del contenido adipocitario.

– Microvibración mecánica: Importante para producir un micromasaje a nivel cutáneo, mejorando la circulación. Es decir, ideal en los casos de celulitis.

Ondas de choque

Son ondas acústicas radiales generadas por impulsos electromagnéticos que se utilizan en estética para tratamientos de grasa localizada. A nivel tisular estimulan la formación de colágeno, es decir neo-colagenogenesis, necesario para los procesos de reparación de los tejidos. Además, mejoran la flaccidez y favorecen el tensado cutáneo. 

Resultan ideales para celulitis porque activan la circulación linfática, aumentando la elasticidad del tejido conjuntivo y la circulación sanguínea.

Además, colaboran en la ruptura de tabiques fibrosos, mejorando el aspecto de la piel en general.

Mesoterapia

La Mesoterapia consiste en inyectar pequeñas cantidades de medicina homeopática debajo de la superficie de la piel, con agujas muy finas, que mejoran la circulación local y disminuyen el cúmulo de grasa localizada. Es un tratamieno no invasivo de medicina estética.

¿Para qué sirve?

La Mesoterapia estimula la producción de colágeno, rompe la celulitis, mejora la circulación, favorece el drenaje linfático y venoso, y actúa sobre la grasa, favoreciendo el adelgazamiento. 

¿Zonas de aplicación?

Piernas, rodillas, tobillos, brazos, glúteos, caderas, abdomen.

¿Número de sesiones necesarias?

Depende de cada persona, pero los profesionales aconsejamos una media de 7 a 12 y se debe suministrar 1 semanal. Las sesiones duran entre 20 y 30 minutos. A partir de la 4-5 sesión ya se ven los primeros resultados. 

¿Inconvenientes?

No tiene efectos secundarios, pero puede salir algún pequeño hematoma. Se debe evitar la exposición al sol las horas siguientes al tratamiento y si ha salido hematoma, mientras dure, utilizar un protector solar alto. La mesoterapia está contraindicada para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. También para las que tengan alteraciones de la coagulación sanguínea.

Producto recomendado

El criterio profesional

Es decir que actualmente existen en el mercado diferentes combinaciones posibles, de acuerdo a las características de cada paciente y a los efectos buscados. Estará en el criterio profesional elegir la mejor combinación para ofrecer siempre lo último, lo más novedoso y efectivo para sus pacientes.

X